4 de abril

%%_titular%

Centro de Famlias Empresarias realizó Conferencia: Family Governance y el rol de la mujer en la empresa familiar

Qué rol juegan hoy las mujeres en la empresa familar y cuáles las claves para gobernar con éxito una empresa familiar, fueron parte de los temas que se trataron en la conferencia "Family Governance y el rol de la mujer en la empresa familiar", organizada por el Centro de Familias Empresarias del ESE Business School en conjunto con Credit Suisse.

Antes de dar inicio a la actividad, Jerónimo Correa, CEO Chile and Commercial Manager de IWM Credit Suisse, destacó la relevancia que tienen los temas relacionados a la forma en cómo se organizan las empresas familiares.

"La gobernanza familiar es resultado del liderazgo por parte del consejo directivo, consejo de la familia y family offices. Ahora bien, la importancia y la cada vez mayor incorporación de la mujer en esta materia está creciendo fuertemente. Ellas están realizando contribuciones muy importantes para que el éxito y la continuidad de sus empresas familiares continúen", señaló.

De esta forma, María José Bosch, directora del Centro de Trabajo y Familia del ESE expuso sobre los diferentes roles que las mujeres desempeñan en las empresas familiares, destacando que su papel no se reduce solamente a lo correspondiente a la familia, sino que también son capaces de asumir desafíos en las otras áreas de este tipo de organizaciones, ya sea en la propiedad y la empresa propiamente tal.

"La forma en la que nos organizamos está cambiando, hoy vemos que las mujeres pueden estar en todos los roles que componen a una empresa familiar. Así como en este tipo de empresas, en las familias modernas el papel que cada uno desempeña también está cambiando, lo que hace que nos estemos enfrentando una dinámica empresarial muy diferente", explicó la directora del Centro de Trabajo y Familia.

Así también, María José Bosch manifestó que si bien hoy se ha abierto paso para que las mujeres puedan tener una participación más activa en las empresas, aún quedan ciertas conductas en las cuales se prioriza a los hombres por sobre las mujeres, lo que hace que no se esté pensando en las verdaderas competencias que la persona puede ofrecer y que pueden ser utilizadas como una ventaja competitiva.

A modo de ejemplo, la académica señaló que "en general se les pide mucha más experiencia a las mujeres que los hombres para ocupar un puesto laboral, a la hora de sesgos se capacita a los hombres y las mujeres de manera diferente, los comportamientos de liderazgo se asocian a características masculinas por sobre las femeninas, entre otros aspectos".
Debido a esta situación que se evidencia en las empresas tradicionales, Bosch sostuvo que las empresas familiares tienen la posibilidad de poder revertir esta situación.

"Las empresas familiares tienen la oportunidad de desarrollar a las futuras generaciones con igual potencialidad de aportar a la empresa familiar. Tendrán mejores resultados económicos si cuentan con el talento de hombres y mujeres de las familias, aportando a la empresa familiar", comentó.

Posteriormente Cristina Cruz, profesora del área de entrepreneurship y empresa familiar del IE Business School en Madrid, realizó su presentación centrándose en la creación de valor de las empresas de familia a lo largo de las generaciones.

En primer lugar, se refirió al concepto de organización ambidiestra, en donde explicó que todo tipo de empresa, ya sea de familia o no, se encuentra actualmente atravesando por el desafío de explotar sus ventajas competitivas, pero al mismo tiempo explorar otras oportunidades de negocio para así generar un valor agregado a la compañía.

En el caso de las empresas de familia, Cruz explicó que "el gran reto que tienen hoy las familias empresarias no es mantener el control de la empresa familiar si no sobrevivir y lograr la creación de valor como familia empresaria. Con unos ciclos de negocios que cambian tan rápido, obsesionarse en mantener el control de unos activos puede ser incluso peligroso, porque puede ser que el sector en el que yo esté ya no sea el más rentable o que las próximas generaciones ya no tengan interés en mantener esta compañía. La siguiente generación debe ser capaz de crear valor, sea en este u otro negocio".

Además, la académica del IE, se refirió al family governance, destacando que este cuenta con ciertas características diferenciadoras en comparación a la composición de un governance de una empresa no familiar.

"Lo que hace diferente a una compañía familiar es que cuando estas toman una decisión empresarial lo hacen con el cerebro dividido en dos partes. Lo hacen pensando en los resultados financieros que toda empresa quiere conseguir, como por ejemplo que sea rentable, pero también tienen la otra parte, que llamamos riqueza socioemocional, lo que implica ser más cuidadosos en otros temas como la reputación de la familia, los valores, legado, etc.", explica.

De esta forma a juicio de Cristina Cruz, uno de los principales desafíos que toda empresa familiar debe enfrentar es el de lograr un adecuado balance entre el aspecto emocional y financiero, para lo cual resulta fundamental desarrollar un eficaz sistema de cohesión.

"Cada familia empresaria tiene que encontrar qué es lo que le une, lo que hace que se sientan atraídos hacia ese proyecto que es la familia. Al final la cohesión se compone de cuatro aspectos; cohesión emocional, por parte de la familia a través de la filantropía; cohesión emocional de negocio, a través de la calidad de los productos de la empresa; cohesión financiera familiar, a través del dinero; y cohesión financiera del negocio, a través de los dividendos", explicó.

Finalmente, se dio espacio a las preguntas del público en donde los asistentes pudieron aclarar sus dudas respecto a la forma en cómo deben actuar las empresas de familia por medio de sus estructuras organizativas.

Suscríbete a las novedades en investigación, programas y noticias del ese