4 de julio

%%_titular%

Centro de Familias Empresarias realizó foro empresas de Familia: El rol de los gerentes no familiares en la empresa familiar

Cuáles son las características de los gerentes no familiares en una empresa familiar, qué es lo que aportan a este tipo de organizaciones y cuáles son algunos consejos prácticos que pueden tomar en cuenta los dueños de empresas familiares para contratar a gerentes externos a sus familias, fueron parte de los temas que se abordaron en el primer foro de Empresas de Familia del 2019, organizado por el Centro de Familias Empresarias del ESE Business School.

El encargado de dar inicio al encuentro fue el profesor Jon Martínez, director del Centro de Familias Empresarias, quien se refirió a los aspectos que entregan los gerentes no familiares a una empresa familiar, destacando que "son personas que cuentan con una importante fuente de experiencia, vienen de otras empresas, aportan sus vivencias positivas y negativas a la empresa familiar y ayudan a separar la familia de la empresa, lo cual es muy bueno", explicó.

Por otra parte, Martínez se refirió a la importancia que tiene la figura del gerente no familiar en el desarrollo profesional de las generaciones más jóvenes que formarán parte del negocio familiar, destacando que estos pueden entregar herramientas a las generaciones futuras.

"Los gerentes no familiares son promotores del desarrollo de las siguientes generaciones, si queremos que nuestros hijos puedan continuar con la empresa familiar, es fundamental que los gerentes no familiares nos ayuden a formarlos, es mejor que un no familiar forme a un hijo, en vez de su propio padre", comentó el académico.

En esta misma línea, el director del Centro de Familias Empresarias, mencionó cuáles son las principales etapas en las que los consejos y orientación del gerente no familiar resultan fundamentales, para la organización, como es la etapa de trabajo en conjunto, en la que padres e hijos están trabajando en la empresa y en donde los gerentes generales pueden asumir el rol de promotores de la generación siguiente. Mientras que la otra etapa corresponde a la de traspaso del bastón de mando, en la que los padres están ad portas de retirarse del negocio y los hijos de asumir nuevas funciones, fase en la que el gerente no familiar apoya en la transición de la empresa.

Así también, Jon Martinez entregó a los participantes del foro una serie de consejos prácticos para que los dueños de empresas familiares puedan trabajar con gerentes no familiares, entre los que destacó: seleccionar a los mejores; involucrarlos en la toma de decisiones; apoyarlos siempre que protejan la integridad de su empresa; ser claro acerca del interés, si es que lo hay, en el desarrollo de gerentes familiares y de la posibilidad de cambiar a los gerentes no familiares para hacerlo; entre otros.

Posteriormente, el foro se desarrolló con las exposiciones de tres gerentes no familiares de empresas familiares chilenas, quienes hablaron de cómo ha sido su experiencia en el cargo y en la manera en que han desarrollado sus carreras profesionales.

El primero en presentar fue José Eugenio Grohnert, gerente general de Molino La Estampa, quien llegó a la empresa tras haber trabajado por varios años en UNILEVER, para hacerse cargo de esta empresa familiar.

"Pasé de una empresa multinacional a una bastante más chica, en esa época Molino La Estampa llevaba 115 años en el mercado, y yo tenía que hacerme cargo de toda esa historia, por lo que el desafío no era menor", comentó Grohnert.

De esta forma, el gerente de Molino La Estampa sostuvo que uno de los principales desafíos a los que se tuvo que enfrentar en este nuevo cargo fue el de generar la confianza suficiente en los dueños de la empresa para poder hacer una serie de cambios que irían en beneficio del negocio.

"Las familias de empresas tienen un gran desafío, que es dejar ser al gerente. De alguna manera los dueños deben tener un rol más observador y que las decisiones sean tomadas por quien contrataron como gerente, de otra forma este perderá credibilidad ante los socios y los trabajadores de la empresa", explicó el gerente de Molino La Estampa.

Así también, José Eugenio Grohnert explicó que todas las empresas familiares cuentan con una gran oportunidad desde el punto de vista de la gente que contratan, ya que estas aportan una visión más diversa de qué es lo que ocurre en el rubro en el que se desenvuelve la empresa, entregando objetividad a las decisiones que se toman diariamente. Por esta misma razón, destacó la importancia de cuidar a aquellos gerentes que no pertenecen a las familias empresarias para que continúen junto a ellos y no busquen nuevos rumbos en el mercado.

"A los dueños les diría que cuiden a sus gerentes, es difícil encontrar a gerentes comprometidos y que no sean de las familias, ya que las oportunidades que existen para ellos en grandes empresas son infinitas. Sin embargo, yo diría que es en las empresas familiares donde más se podrán desarrollar y eventualmente encontrar la mayor cantidad de satisfacciones", señaló Grohnert.

Luego fue el turno de Max Von Bischhoffshausen, quien se ha desempeñado como gerente general de varias empresas familiares pertenecientes a diversos rubros, desde alimentación, pasando por joyas, turismo e inmobiliarias.

En su presentación, destacó que las empresas familiares deben ser conscientes de la relevancia que tiene para el negocio incorporar a personas que no sean de la familia en el negocio, con el fin de que mantengan en armonía la empresa.

"Yo pienso que cuando la familia va creciendo, es indispensable tener gente externa, ya sea en los directorios o en la parte ejecutiva, porque si no se empiezan a producir conflictos familiares que se traspasan a la empresa y eso es lo genera un ambiente negativo, ya que los empleados notan que no hay una sola unidad y que los dueños tienen diferentes visiones de la empresa", señaló Von Bischhoffshausen.

Por otra parte, Von Bischhoffshausen también habló sobre lo que genera para los dueños de empresas familiares la contratación de un gerente no familiar en donde señaló que "permite desarrollar, por parte de los dueños, la capacidad de asimilar a un gerente externo; entrega claridad en lo que se espera del gerente; no se arrastra al gerente a los conflictos familiares; se genera un grado de institucionalización de la empresa; entre otras cosas".

Finalmente fue la presentación de Alejandro De La Fuente, gerente general de VPC -Vida Produce Company-, quien habló sobre su experiencia en esta empresa familiar, en donde recalcó la importancia de hacer partícipes a los dueños de las decisiones que se toman para la empresa, pero desde una posición diferente a la del Gerente General.

"Lo que hice en VPC fue armar un gobierno corporativo, incorporar a los socios activos de la compañía, que tenían conocimientos de la empresa que yo no tenía, además formé una serie de comités para mantener involucrados a la familia y al mismo tiempo tener bien posicionado al CEO", contó De La Fuente.

Con respecto al valor que entregan los gerentes no familiares a estas empresas, el gerente general de VPC dijo que "la experiencia en gestión de personas es clave, así como el hecho de que tenga manejo de situaciones de crisis, así como también el contar con las competencias básicas que se le exigen a cualquier profesional".

La actividad finalizó con un espacio de preguntas por parte de los participantes quienes pudieron intercambiar ideas con los expositores.