5 de Diciembre

%%_titular%

Red de Inversionistas Ángeles: Oportunidad de inversión

La Universidad de los Andes, como parte de su desarrollo institucional, ha incorporado como uno de sus temas centrales la relación con la sociedad a través de la transferencia de conocimiento y tecnología desarrollado por los investigadores de la Universidad. La Red de Inversionistas Ángeles del ESE Business School y liderada por el Centro de Emprendimiento e Innovación (CEI) es parte de dicho esfuerzo, en coordinación con la Oficina de Transferencia Tecnológica de la Dirección de Innovación.

Es por esta misma razón que se llevó a cabo un encuentro con egresados de la Escuela para darles a conocer el nuevo proyecto en el que se está trabajando, el cual consiste en la fabricación de un gel derivado de la piel del salmón que tiene utilidad en variadas industrias. Esta es la primera tecnología de la UANDES que el CEI ha puesto a disposición de la red de inversores.

Así, para comenzar la actividad Anil Sadarangani, Ph.D. Biomedicina de la PUC y director de Innovación de la Universidad de los Andes, explicó brevemente el trabajo de la Dirección de Innovación (DI), su misión, visión y lo que esta ha logrado y pretende lograr. (Ver presentación)

"Lo que la dirección busca es articular, gestionar y conectar las necesidades de la sociedad con la investigación aplicada que se desarrolla en la universidad, con el fin de impactarla a través de soluciones concretas", sostuvo.

Asimismo, el Ph.D Sadarangani agregó que trabajan en conjunto con todas las facultades de la UANDES y diversos centros de investigación, como el Centro de investigación Biomédica (8 laboratorios) y el centro de investigación en Ingeniería y Ciencias Aplicadas (12 laboratorios).

La Dirección de Innovación (DI) comenzó el trabajo de transferencia tecnológica hace varios años y ha tenido éxitos notables como, por ejemplo, Cells for Cells: una empresa de biomedicina que trabaja con células madres. Esta empresa es hoy un "spin-off" de la Universidad, con propiedad mixta entre la Universidad e inversionistas privados (family offices y fondos de inversión). Éxito por el cual la DI formó la Oficina de Transferencia Tecnológica (OTT) para acelerar la transferencia de conocimiento generado en la Universidad a la sociedad.

Por su parte, la presentación del proyecto estuvo a cargo del Dr. Javier Enrione, director del Laboratorio de Investigación e Ingeniería de Biopolímeros (BIOPREL) de la Universidad de los Andes, quien comenzó señalando que la iniciativa tiene que con ver el desarrollo de una plataforma que deriva del aprovechamiento del subproducto de la industria del salmón.

"Como oportunidad, nosotros detectamos, como universidad, que existe una gran cantidad de biomasa que se genera anualmente desde la industria del salmón. Y si se observa la figura del pez (ver presentación) van a ver que aproximadamente el 50% de la biomasa que se genera es básicamente un subproducto. Un subproducto que concentra las pieles, el esquelón, la cabeza, la cola, entre otros, que en general, tiene un bajo valor comercial que es el que buscamos", complementó.

De esta forma, el director del BIOPREL agregó que "lo interesante de este material es que la calidad es extraordinaria; en términos de su composición que es consistente durante todo el año; en términos de la disponibilidad de esta biomasa durante todo el año, dado que los procesos de cultivo asociados a la industria acuícola, que apuntan en general al filete de salmón, presentan una calidad muy estándar, ergo la calidad del subproducto es muy consistente y valiosa". Esta característica permite contar con una cantidad de materia prima muy consistente en el tiempo, algo que, a su juicio, es muy valioso y difícil de encontrar cuando se desarrolla una tecnología que se construye en base a materia de origen natural.

Finalmente, el Doctor Enrione concluyó señalando las especificaciones de la inversión requerida para el desarrollo de estas tecnologías que tienen como objetivo el construir una planta piloto que permita generar unidades de producción definidas. La inversión requerida es de U$3,4 millones, la que permitirá avanzar a la siguiente etapa y cumplir la meta descrita.

Por último, además de la presentación del proyecto, la actividad contó con un panel de preguntas, espacio en donde el público pudo interactuar e intercambiar ideas con los especialistas. 

Suscríbete a las novedades en investigación, programas y noticias del ese