26 de Mayo

%%_titular%

Family Offices en Chile buscan inversiones con bajo riesgo: prefieren la inversión inmobiliaria local y la renta fija internacional

EL MERCURIO | ECONOMÍA Y NEGOCIOS

DOMINGO 26 DE MAYO DE 2019

 

Descargar PDF de la Noticia

Ir a la noticia en El Mercurio

Que la acumulación paulatina de capital producto de los dividendos de empresas es el gran detonante de que las familias empresarias chilenas decidieran crear oficinas que les administren su riqueza, o más conocidos como “family office”.

De acuerdo a los datos recogidos en una encuesta del Centro de Familias Empresarias del ESE Business School de la Universidad de los Andes— que consultó a 78 encuestados-, el segundo motivo para crear una oficina fue separar las inversiones financieras de las empresas operativas.

En todo caso, a no todas les gusta catalogarse como family office. El 52% respondió que se define con ese concepto; 29% dijo ser una sociedad holding, de la cual cuelgan empresas operativas, y otro 18% se definió como una sociedad de inversiones financieras y de otro tipo de la familia.

Según el estudio coordinado por el profesor Jon Martínez, director del Centro, y la investigadora Carolina von Hausen, el 19% de los consultados es parte de una familia que tiene un patrimonio superior a los US$ 1.000 millones, pero el grupo más numeroso de family office está entre las familias que tienen menos de US$ 50 millones de riqueza, que representan el 33% del total.

En cuanto a la administración de estas oficinas, se revela que el 82% de los encuestados son ingenieros civiles o comerciales, mientras que el 64% dijo tener un estudio de postgrado. Asimismo, en las oficinas trabajan en promedio 14 personas, y 66% de ellos no son parte de la familia dueña.

¿Qué hacen los family offices? La principal tarea que dijeron realizar de manera interna es la inversión en bienes raíces o inmobiliarios, así como la planificación financiera, con 61,8% y 52,6%, respectivamente. Mientras que la tarea más externalizada es la asesoría jurídica o legal (ver infografía).

Además, el 73% de las oficinas declaró tener un directorio o consejo directivo, compuesto en promedio por cinco personas, de los cuales cuatro son parte de la familia y uno, independiente.

Dentro de los objetivos que se fijaron las family offices, además del evidente manejo profesional del patrimonio y las inversiones de la familia —la principal actividad-, destacan el asegurar el buen gobierno de la familia y la planificación de la sucesión, así como educar y preparara a la siguiente generación (ver infografía).

En cuanto a la política de inversión de las family offices, las cifras revelan bastante conservadurismo: la mayoría (52%) busca un balance entre preservación y crecimiento del patrimonio, mientras el 27%, solo la preservación.

Únicamente, el 21% contesta que su foco es el crecimiento. A la hora de invertir, esto se revela en los instrumentos escogidos: los preferidos son la inversión inmobiliaria directa local (representa el 19% de la cartera global) y la renta fija internacional (16%). En promedio, la rentabilidad obtenida en los últimos tres años para casi la mitad de las family offices fluctuó entre 0% y 5%.

Por cierto, estas cifras varían, dependiendo del tamaño de las family offices. Por ejemplo, en las que declararon que la familia tiene menos de US$ 50 millones, su estrategia equidista entre hacer crecer el patrimonio y tener una política balanceada —con el 37,5% las preferencias en cada caso—, y solo el 25% dijo que tiene una política conservadora de gestión del patrimonio. Este grupo dijo que la mayoría de sus inversiones las concentra en inversión inmobiliaria directa local (34,6%) y en renta fija local (14,5%). El 42% de los consultados dijo haber tenido una rentabilidad superior al 6% en los últimos tres años.

El segundo grupo, con familias que tienen entre US$ 50 millones y US$ 500 millones, reveló ser más conservador: 68% busca una mezcla entre preservación y crecimiento del dinero, y solo 12% espera hacerlo crecer. Las principales inversiones de este segmento son: renta variable local (19,2%), inversión inmobiliaria directa local (16%) y renta fija local (12,8%). En este segmento, 52% afirmó tener ren­tabilidades superiores al 6% en los úl­timos tres años.

Por último, el grupo de family offices que dijo que la familia propietaria tiene un patrimonio superior a los US$ 500 millones, maneja en un 47% su portafolio con una estrategia balanceada, 34,8% centrada en preservar el patrimonio y 17,4% busca hacerlo crecer.

Concordante con esa política de inver­sión, el principal activo por el que apuestan es en renta fija internacional (31,5%), seguido de renta variable internacional (17,3%) y renta fija local (15,1%). En tres años, el 55% de este grupo tuvo una rentabilidad superior al 6%.

En cuanto a filantropía y las inver­siones de impacto social que hacen las familias, el 53,9% reveló que se hacen a través de la family office para el caso de la filantropía, y el 26,9% para las de impacto social. Las principales actividades en el caso de la filantropía, con el 80% de los casos, se centran en educación, lo mismo que las inversiones de impacto social, donde la educación concentra el 50%.

Suscríbete a las novedades en investigación, programas y noticias del ese